Blog

No dejes que nadie te duela.

Te mereces lo mejor, nunca permitas que nadie te diga lo contrario.

Me gustaría dejar claro que no pretendo aprovecharme de nadie, ni de su dinero, ni de su falta de autoestima.

Realmente a lo que me he comprometido es a compartir de la mejor forma que sé herramientas o pensamientos, o lo que sea para que las personas tengan una sana autoestima.

Una sana autoestima no es lo mismo que ser egoísta o narcicista, no.

Pero si tienes una baja autoestima, ten por seguro que alguien lo va a intuir, quizás hasta lo atraigas tú misma/o porque inconscientemente tú necesitas un abusador para que veas que realmente tienes una baja autoestima y hagas alto al respecto, pero éste es otro tema.

Lo que me gustaría dejar muy claro hoy es ésto, no es que yo me crea mejor que tú en nada, no sé nada. Sólo sé lo que he vivido y aunque sé que hay gente que ha sufrido mucho más que yo, he entendido que o tienes una sana autoestima o habrá parcelas en tu vida que no van a funcionar y vas a sufrir inútilmente.

Pero como nos han metido en la mente que es difícil ser felices o que no tenemos derecho a todo, lo aceptamos y nos resignamos, mientras, quienes pueden se van a aprovechar de nosotra/os.

Cuando en realidad, sí que tenemos derecho a ser felices, sí tenemos derecho a disfrutar de la abundancia y la belleza de la vida.

Así que tendrás personas a tu alrededor que te van a hacer daño, se van a aprovechar de ti, a cualquier nivel, quizás económico, quizás personal, laboral, no sé.

Habrá personas que lo único que querrán de ti es tu dinero, o tu cuerpo, o tu inteligencia, o tu tiempo.

Pero esas cosas somos nosotros, sólo nosotros podemos decidir a quién se lo entregamos, pero por elección propia, no porque mendiguemos migas de eso que nos hacen creer que nos dan.

Vamos a pagar un alto precio si no tenemos una autoestima sana, porque creemos que sólo merecemos poco y no es verdad. Nos lo merecemos todo, como nosotro/as damos a los demás.

Lo peor es que de todo esto te das cuenta con el paso de los años, cuando puedes salir del pozo en dónde estés inmerso/a.

Nos resignamos a quedarnos ahí, a oscuras, mientras creemos que nos vendrán a rescatar, pero no, o nos queremos de verdad y hacemos lo que sea para salir de ese pozo y disfrutar del campo nosotras mismas o nadie nos va a sacar de ahí, sólo nos tiraran algún cable que creeremos nuestra salvación, pero muy probablemente, solo será una soga más en el cuello.

Y este es mi compromiso. Por eso mi obsesión con que todos tengamos una sana autoestima, para que nadie se pueda aprovechar, porque sencillamente, no es justo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *