Blog

El “peso” de nuestras emociones.

Aceptar las emociones para que no pesen

He lidiado con mi sobrepeso durante años.

Es algo que cuesta aceptar. Te culpas por no saber comer bien, por no saber gestionar bien tus emociones, porque realmente, lo primero que haces cuando estás triste es comer. Te castigas por comer mal y demasiado. Te miras al espejo y sientes asco de ti misma!. Asco!


Pero llega un día que tanto odio hacia ti te sobrepasa y decides parar porque ya no puedes más. Paras de culparte, de odiarte, de maltratarte porque te das cuenta que tu cuerpo no es tu enemigo, eres tú el enemigo de tu cuerpo. Él sólo te quiere y te permite estar viva. Él es el único que te regala todo lo maravilloso que es poder vivir.

Y empiezas el camino de la reconciliación con él, le pides perdón y paso a paso, empiezas a amarte, estés como estés, te sobren o te falten kilos o arrugas…

Y empiezas a sentir paz, algo que antes ni tan siquiera podías imaginar. Y te miras en el espejo y sientes gratitud y amor por tu cuerpo.

Por eso, me encantaría que las personas que hayan sentido algo similar hacia sus cuerpos, dejen de maltratarse. Siento que necesito compartir esta paz que siento. Así que por esto estoy creando estos e-books, con ejercicios creativos para ayudar en este proceso tan personal.

Además creo que sanar una autoestima muy deteriorada no debería necesitar de ningún capital desorbitado.

No podemos dejar de lado sanarnos emocionalmente por falta de dinero. Por eso, voy a ser muy clara, quién se pueda pagar cursos con personalidades conocidas del crecimiento personal, perfecto.

Pero me gustaría hacer llegar a todo el mundo que quiera pequeñas herramientas que le puedan servir para trabajar con ellas mismas, por muy poco dinero.

Trabajar nuestro inconsciente, quizás parecerá inútil o ridículo, pero realmente sirve, él nos gobierna.

Él quiere defendernos y mantenernos vivos, pero nosotros le podemos ayudar y además también podemos ayudarlo a conseguir felicidad.

Nuestra felicidad.

Quererla es totalmente lícito y quién no se merece ser feliz?. TODO EL MUNDO SE LO MERECE. TÚ TAMBIÉN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *